martes, 19 de julio de 2011

la canción más bonita del mundo



Oí susurrar estás palabras procedentes de mi lado derecho, justo cuando sonaban las primeras notas de la canción. Reinaba el silencio absoluto. Era la clara representación del respeto por una música de muchos quilates. Envolvente, hipnótica y mágica. Un momento donde pasaban muchas cosas por la cabeza. Con sentido o careciente total de él. Realmente, eso era una cosa sin importancia. Cada asistente imaginaba su propia historia. Una película dirigida a su manera y montada a su antojo. Conclusiones, seguramente se sacaron muchas en ese instante. Se hizo breve, pero la sensación fue de eternidad. Para mi, personalmente, fue un viaje perfecto y con un final BONITO.
Todo sucedió en el escenario principal nombrado, muy acertadamente para la ocasión, "Maravillas". Mi retorno emotivo después de un lustro de años al Festival Internacional de Benicássim. Mucha gente nueva y muchas ausencias, donde en ningún momento dejé de recordarlas...


2 comentarios: